21/7/08

El hombre de Java vivió en Alemania

El matrimonio Frangenberg ha dado con uno de esos santos griales con que sueña todo arqueólogo aficionado: Los restos de homínidos encontrados en una cantera cerca de Hanover por Karl Werner y su mujer, Ortrud, no son sólo los más antiguos en Alemania sino que parecen el eslabón europeo del llamado hombre de Java, el Homo erectus.
El tal Pitecantropus erectus fue descubierto en 1891 por Eugene Dubois en las márgenes del río Bengawan Solo, en Trinil. Se trataba de un hombro-mono (gr: pitecantropus) que podía ponerse en pie, y que por ser hallado en esa isla recibió la denominación de hombre de Java. La isla acababa de ser mundialmente conocida por la colosal erupción del Krakatoa y Darwin acaba de morir, lo que no impediría a sus seguidores intitular de inmediato al erguido homínido como el eslabón perdido entre un ancestro común (el «erectus» keniata) compartido con el mono y el ciudadano contribuyente actual (Homo sapiens).
El catedrático de Tubinga Alfred Czarnetzki, al frente de un equipo interdisciplinar, confirma ahora que el hueso temporal y el fragmento del hueso parietal hallados por el matrimonio de cazadores de fósiles, Ortrud y Karl Werner Frangenberg, «tienen al menos 700.000 años de antigüedad y resultan tan cercanos al hombre de Java que podrían haber sido de su gemelo».
El hallazgo del primero, en 2002 en una cantera de grava del valle del Leine, en Sajonia Inferior, completado por la segunda pieza hallada por su mujer en 2004, constituiría la primera prueba conocida de que el célebre homínido que se creyó originario de Asia habría colonizado ya por entonces también Europa.
«Las pruebas sugieren que los asiáticos se extendieron en un tiempo hacia Europa», dice Czarnetzki, que admite que la datación pudiera ser no muy exacta, aunque se muestra convencido por la similaridad entre los huesos encontrados por Dubois y posteriormente ampliados con los abundantes hallazgos del paleontólogo alemán Gustav Heinrich Ralph von Koenigswald, en 1936, en Sangiran, en Java central.
En los huesos no fue identificada traza alguna de ADN, sólo restos de proteínas, lo que respalda la gran antigüedad. El artículo preparado por el antropólogo ha sido aceptado por la prestigiosa publicación «Journal of Human Evolution» y se publicará en su próxima edición. Como se sabe, para Marvin Lubenow el hombre de Java sería ya «un auténtico miembro de la familia humana», mientras que para sus críticos sólo habría sido un tipo más del ágil gibón (Hylobates).
Los restos, expuestos ahora por primera vez en el Landesmuseum de Hanover, son al menos cien mil años más antiguos que los del Homo heidelbergensis -la mandíbula de Mauer hallada en esta localidad en 1907-, y con ello los más ancianos hallados en la región centroeuropea. Son, sin embargo, más modernos que los restos de Homo antecessor hallados en Atapuerca -entre 800.000 y un millón de años-.

RV
http://www.abc.es/20080721/sociedad-ciencia/hombre-java-vivio-alemania_200807210315.html

Imprimir

COMENTARIOS

ABCDEFGHYJKLMNÑOPQRSTVWXYZ

 
Subir