3/10/09

Prehistoria de América

Se considera como Prehistoria de América al periodo que se extiende desde la aparición de los primeros pobladores del continente, hasta la invención del primer sistema de escritura americano.
La Prehistoria de América se divide en cinco periodos: Paleoindio, Arcaico, Formativo, Clásico y Posclásico.
Paleoindio
Es equivalente al Paleolítico europeo y corresponde a la época que se extiende desde la llegada de los primeros hombres a América (40.000 a. de C.) hasta el descubrimiento de la agricultura en Mesoamérica (10.000 a. de C.), y es la etapa más larga de la Prehistoria americana. Su principal característica es que los primitivos americanos se organizaban en bandas nómadas que se dedicaban a la caza de grandes mamíferos herbívoros y a la recolección de frutos silvestres.
En el aspecto material, los hombres del Paleoindio desarrollaron puntas de de lanzas y flechas, además, algunos grupos ubicados en las zonas costeras, se especializaron en la pesca y en la extracción de mariscos.
Arcaico
Comienza con el descubrimiento de la agricultura en el año 10.000 a. de C., y se estima que el cambio climático acaecido durante esta etapa del desarrollo prehistórico americano fue fundamental para la evolución de las bandas de cazadores y recolectores. Las alteraciones en los paisajes geográficos causaron la desaparición de los mamíferos pleistocénicos, el principal componente de la dieta del Paleoindio, y el calentamiento de la superficie de la tierra, se estima, provocó que los pueblos nómadas se convirtieran en sedentarios al adoptar a la agricultura como principal actividad económica.
La agricultura se descubrió cuando desaparecieron las grandes manadas de herbívoros y la caza se complicó por la escasez de presas; asimismo, aparecieron nuevas especies de animales más pequeños que eran difíciles de cazar debido a la desprolijidad de las armas de las bandas. Los problemas para desarrollar la caza convirtieron a la recolección en el principal sustento de la dieta y, en ese proceso, los hombres del Arcaico descubrieron la agricultura.
La adopción de la agricultura transformó la forma de organización social y política y las bandas nómadas se transformaron en tribus sedentarias, las que se establecieron en las primeras aldeas del continente.
Formativo
La consolidación de la agricultura como principal actividad económica, la aparición de la cerámica y la adopción definitiva del sedentarismo en las cercanías del año 2.500 a. de C. son claros indicios de que en el continente americano se desarrolló un cambio cultural. Este cambio marca el paso desde el periodo Arcaico hacia uno nuevo, denominado Formativo; se utiliza este término porque en este periodo se establecen las bases materiales que permitieron la formación de las primeras civilizaciones americanas.
Las características del desarrollo material y artístico de este periodo son la difusión de la agricultura del maíz y la yuca y una incipiente industria cerámica y la construcción de figurillas de arcilla.
En el Formativo, además, las primeras aldeas agrícolas fueron construidas con la intención de las tribus de proteger y establecer derechos de propiedad sobre los campos de cultivo; de esta forma, al tener control y supervisión de los recursos económicos, las tribus disminuyeron progresivamente la presión demográfica y los excedentes del campo permitieron la subsistencia de una masa de población en constante aumento.
El aumento de la población en este periodo motivó la necesidad de establecer normas que regularan las relaciones entre los individuos, y las estructuras sociales que la organización tribal disponía, fueron incapaces de responder al desafío. Las tribus se transformaron en señoríos o jefaturas y en ellas por primera vez se observan diferencias de rango que evidencian privilegios y obligaciones; las actividades económicas eran supervisadas por el antiguo jefe tribal y sus familiares directos, los que gozaban de los tributos de gran parte de la población. Los dirigentes de las jefaturas, además, cumplían funciones religiosas.
Los excedentes agrícolas generaron la activación circuitos de intercambio comercial con otras comunidades; muy ligada a este intercambio se encuentra la difusión de los avances técnicos alcanzados por las incipientes sociedades americanas. Con el periodo Formativo concluye en América la relativa homogeneidad de la evolución cultural del continente. En esta etapa se inicia el desarrollo de las primeras tradiciones que darán origen a las dos grandes áreas culturales de América: Mesoamérica y los Andes Centrales.
Clásico
Se extiende desde comienzos de la era cristiana y hasta el siglo X aproximadamente; a lo largo de este periodo tuvo su nacimiento, apogeo y declive la cultura Maya,
la primera civilización del continente. El periodo Clásico se caracterizó porque los señoríos o jefaturas del Formativo se transformaron en estados o civilizaciones, particularmente en Mesoamérica y los Andes Centrales.
El desarrollo de grandes ciudades es un rasgo propio de esta etapa, situación que políticamente se condensó en el aumento del poder del dirigente máximo y que en el aspecto social se manifestó en una creciente especialización de las funciones laborales. Otra característica de este periodo es el alto desarrollo que alcanza el conocimiento científico, en especial, las matemáticas y la astronomía.
Posclásico
Comenzó a desarrollarse, tanto en Mesoamérica como en los Andes Centrales, aproximadamente en el siglo X d. de C. y se extendió hasta la llegada de los conquistadores españoles.
Esta etapa se caracterizó por la aparición de estados militares que se expandieron a través de sus respectivas zonas de influencia y que tenían el claro propósito de establecer dominio político y económico sobre los territorios conquistados.
Las civilizaciones que alcanzaron este nivel de desarrollo cultural constituyeron verdaderos imperios y en América solamente hubo dos casos: los Aztecas y los Incas.

Imprimir

COMENTARIOS

ABCDEFGHYJKLMNÑOPQRSTVWXYZ

 
Subir