29/2/12

Los españoles de la Edad de Piedra descubrieron América

En el supuesto de que hubiera alguien allí (la actual Costa Este estadounidense), que no lo había, aparte de bisontes y secuoyas, bien podrían haber recibido a aquellos nautas de la Edad de Piedra al berlanguiano grito de «Españoles, os recibimos con alegría». Porque una vez más ha vuelto a la palestra la teoría de que fueron antepasados de los españoles los primeros en poner sus pies en el que luego sería Nuevo Mundo.
Todo empezó en 1999, cuando dos arqueólogos, Dennis Stanford y Bruce Bradley mostraron su creencia de que europeos provenientes del suroeste francés y la Cornisa Cantábrica habrían sido los primeros en llegar a América hace la friolera de entre 26.000 y 19.000 años. La teoría no fue muy bien recibida por la comunidad científica por aquel entonces.
Primero, por la dificultad de cruzar el Atlántico con la tecnología prehistórica. Unos 2.500 kilómetros.Y también por la ausencia en la llamada cultura Clovis (la que se cree la más ancestral de América) de ningún vestigio de arte parietal paleolítico.
Sin embargo Stanford y Bradley, como los legendarios pioneros Lewis y Clark, siguen dispuestos a mantener su teoría. Y ahora parece que han logrado aportar todas las pruebas necesarias: un conjunto de herramientas de piedra de «estilo» europeo (Solutrense) de 19.000 a 26.000 años de antigüedad, encontradas en seis lugares diferentes de EE.UU.
Dennis Stanford y Bruce Bradley proponen que estos europeos (o remotísimos españoles) procedentes de la cornisa Cantábrica y el sur francés, viajaron a Norteamérica por el pequeño filo de la parte congelada del entonces ultracongelado Atlántico con un bote o sobre el hielo. En pleno punto álgido de la Edad de Hielo, se sabe que tres millones de kilómetros cuadrados del Atlántico Norte eran transitables porque estaban cubiertos de hielo toda o buena parte del año.
Eran capaces
Stanford y Bradley insisten en que aquellos hombres eran suficientemente capaces de hacerlo, pero no tenían pruebas para demostrarlo. Los arqueólogos creen que los nuevos materiales encontrados sostienen su teoría sin fisuras. Entre estos restos se encontraría un cuchillo de sílex aparecido en Virginia, y objetos similares hallados en Pennsylvania y Maryland. También se está investigando en Tennessee y hasta en Texas. Todas estas teorías e investigaciones han sido recogidas por los arqueólogos en un nuevo libro, «Across the Atlantic Ice» («A través del Océano de Hielo»).
Hasta ahora siempre se tuvo como los primeros moradores de América a los hombres llegados desde Asia a través de Bering, hace 13.500 años, cuando Asia y América estaban unidas por una lengua de tierra.

Españoles y Franceses llegaron a América por el Atlántico hace 20 mil años

El Instituto Smithsoniano de Estados Unidos informó que tras 10 años de estudios se encontraron evidencias claras que algunos seres humanos que habitaban en los Estados Unidos hace 14 mil y 25 mil años atrás, los Clovis, provenían de Europa y en particular del pueblo Solutrense del norte de España y Francia. Este estudio es relatado en el libro 'Al otro lado del hielo Atlántico'.
En el libro se explica que gente del norte de España viajó a Estados Unidos en barco siguiendo el borde de una plataforma de hielo marino que unía Europa y América durante la última Edad de Hielo, hace 14.000 a 25.000 años atrás.
Este no es un descubrimiento de hoy, sino un estudio que se realizó en un período de 10 años, y en que se acumularon numerosas pruebas, explica el informe.
En 'Al otro lado del hielo Atlántico' trabajaron arqueólogos a cargo de Bruce Bradley, de la Universidad de de Exeter, en el Reino Unido, y de Dennis Stanford, del Museo Smithsoniano Nacional de Historia en Washington DC.
Ellos resaltan en el libro que por más de 400 años, se ha estado afirmando que la gente entró por primera vez a América desde Asia, a través del puente de tierra en el Mar de Beiring. Sin embargo, "ahora ya sabemos que algunas personas llegaron hace más de 15.000 años, probablemente por ambos sentidos, por mar y por tierra", destacan.
Los científicos estudiaron las herramientas de los habitantes llamados Clovis en Nuevo México. Se constató en los estudios, que sus distintivas herramientas de piedra están fechadas en torno los 12.000 años atrás.
Estas herramientas encontradas en los terrenos de los Clovis, no se han visto en Alaska o al noreste de Asia, pero sí se concentran en el sureste de los Estados Unidos y en Europa.
Los descubrimientos de la costa este de América del Norte están demostrando que las personas, que fueron los primeros antepasados ​​de los Clovis, llegaron a esta zona a más tardar, 18.450 años atrás y posiblemente unos 23.000 años atrás, señala el estudio.
Los científicos estiman, que por la ubicación de los encuentros arqueológicos, se realizó una migración en barcos desde Europa.
Las herramientas en cuestión, que difieren tanto de las de Alaska, corresponden muy bien a los de la cultura 'solutrense', que ocupó las regiones de España y Francia en la era Paleolítico Superior. El nombre de este pueblo deriva de los descubrimientos de la "Crot du Chamier en Solutré", en el distrito de Macon, en Saona y Loira, Francia.
"Ahora tenemos pruebas muy sólidas de que la gente vino de Europa al Nuevo Mundo hace unos 20.000 años", dice Bradley.
"Nuestros hallazgos representan un cambio de paradigma en la manera en que pensamos acerca de la historia temprana de América. Estamos desafiando a una creencia muy arraigada en la forma en que el Nuevo Mundo se estuvo poblando. La historia es más interesante y más complicada de lo que jamás hubiera imaginado", explica el arqueólogo Bruce Bradley.
En el libro "Al otro lado del Atlántico de hielo",los autores relatan interesantes historias de como rastrearon a los orígenes de la cultura Clovis hasta llegar a lossolutrenses, que ocuparon el norte de España y Francia más de 20.000 años atrás.
Ellos explican que estas personas no solo poblaron la Costa Este de América, sino que con el tiempo se difundieron incluso en Venezuela y en América del Sur.
Lo que aún se debe investigar, explican los científicos, es su relación con los nativos americanos contemporáneos. "Todavía no está clara", señalan. Bradley y Standforddestacan además, que no es que sugieran que las personas procedentes de Europa fueron los antepasados ​​de los modernos nativos americanos.
Sostienen que es evidente que los primeros habitantes llegaron de Asia, a Alaska, poblando la costa oeste de Estados Unidos. Sin embargo la historia demuestra que hay más que eso.
Uno de los aspectos mencionados es que cuando llegaron las primeras personas a América, los niveles del mar eran casi 130 metros más bajos que en la actualidad.
Las líneas de la costa de hace 20.000 años contienen mucha de la evidencia dejada por estas primeras personas, pero ahora están bajo el océano. Esto también es el caso en Europa.
"Ahora tenemos pruebas muy sólidas de que la gente vino de Europa al Nuevo Mundo hace unos 20.000 años", dice Bradley "Este libro es el resultado de más de una década de trabajo, pero es sólo el comienzo de nuestro viaje", comparten Bradley y Stanford.

Cazadores prehistóricos europeos llegaron a América antes que Colón

América fue descubierta por cazadores europeos de la Edad de Piedra, mucho antes de la llegada de Colón. Así lo evidencian recientes pruebas arqueológicas realizadas por científicos estadounidenses.
Según ellos, las excavaciones mostraron que el descubrimiento tuvo lugar incluso 10.000 antes que los antepasados siberianos de los indios americanos llegaran a esta tierra, informa The Independent.
La prueba principal de la investigación la aportan las decenas de herramientas de piedra encontradas en seis lugares a lo largo de costa oriental de EE. UU., y que tienen una antigüedad de entre 19.000 y 26.000 años y que tienen notables similitudes con las piedras talladas de origen europeo.
El profesor Dennis Stanford, del Instituto Smithsoniano de Washington, y el profesor Bruce Bradley, de la Universidad Exeter, fueron los arqueólogos principales que se ocupan de las investigaciones. Tras analizar todo el material hallado, confirmaron que los prehistóricos cazadores europeos emigraron hacia América del Norte durante el período glaciar, a través del agua congelada.
Ellos expusieron su hipótesis en el libro 'Across Atlantic Ice'. Los científicos eran partidarios de esta teoría desde hacía tiempo, pero no tenían pruebas suficientes hasta ahora.
Los expertos expresaron que este descubrimiento es el más importante de los últimos años y puede aclarar muchos interrogantes sobre la expansión de la humanidad por el globo terrestre.

Los primeros pobladores humanos de América descendían de gentes de una pequeña región de Siberia

Una pequeña región montañosa del sur de Siberia pudo albergar la fuente genética poblacional de los primeros nativos americanos, según una nueva investigación. La región, conocida como Altái, está ubicada en la intersección de lo que hoy es Rusia, Mongolia, China y Kazajstán.
Por tanto, entre las personas que pudieron haber salido de la región de Altái, están los ancestros de los primeros nativos americanos. Hace entre 20.000 y 25.000 años aproximadamente, estos humanos prehistóricos llevaron sus linajes genéticos asiáticos hasta los confines de Siberia, y tiempo después a través del estrecho de Bering, que en aquella época se podía recorrer por tierra, hasta llegar al continente americano.
El equipo de Ludmila Osipova, del Instituto de Citología y Genética en Novosibirsk, Rusia, y los antropólogos Sergey Zhadanov, Theodore Schurr, Matthew Dulik, Ayken Askapuli, Lydia Gau, Omer Gokcumen y Samara Rubinstein de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, analizó la genética de individuos que viven en la república rusa de Altái para identificar marcadores que pudieran vincularlos con los nativos americanos.
Los investigadores analizaron las muestras de la población de Altái en busca de marcadores en el ADN mitocondrial, que se hereda por vía materna, y en el ADN del cromosoma Y, que se transmite sólo del padre al hijo también varón. Además, compararon estas muestras con las recolectadas anteriormente de personas del sur de Siberia, Asia Central, Mongolia, Asia Oriental, y de una gran variedad de grupos indígenas americanos. Debido al gran número de marcadores genéticos examinados, los hallazgos hechos en este estudio tienen un alto grado de fiabilidad y precisión.
Analizando el ADN del cromosoma Y, los investigadores hallaron una mutación única compartida por los nativos americanos y los habitantes del sur de Altái en el linaje conocido como Q.
Calculando cuánto tiempo tardaron en aparecer las mutaciones detectadas, los investigadores han llegado a la conclusión de que el linaje del sur del Altái se separó genéticamente del linaje de los nativos americanos hace entre 13.000 y 14.000 años, una época que concuerda con la cronología asociada a la teoría de que se produjo una importante migración de personas desde Siberia hasta América hace entre 15.000 y 20.000 años.
ABEFE / Gran Época / RT / CyT

Imprimir

COMENTARIOS

ABCDEFGHYJKLMNÑOPQRSTVWXYZ

 
Subir